jueves, 9 de junio de 2016

Enriquecedor encuentro diocesano de misioneros


Misioneros en activo, misioneros regresados, familiares de misioneros, y amigos de las misiones, junto al equipo del Secretariado, fueron partícipes de una enriquecedora mañana misionera, familiar, con muchas emociones, oración, con presencia del Padre, con testimonios… Todos los asistentes pidieron al final del mismo el realizar con mayor frecuencia encuentros así, en los que compartir, y de los que recibes tanto.

Comenzamos el día poniéndonos en manos del Padre, por quién estábamos allí reunidos, quién nos envió a misionar desde nuestro Bautismo, y siempre está ahí… “Aquí me tienes mi Señor Dispuesto a cumplir tu Voluntad. No permitas que me guarde tu nombre de anunciar allí donde jamás tu palabra llegó. Y ven ahora en mí, mi vida es para Ti”, decía una canción que emocionó a los presentes. Continuando con testimonios, de los cuales os dejamos algunas pinceladas en próximas líneas, y que esperamos podáis escuchar íntegramente en próximos encuentros, o se incluyan en los boletines, o en el blog.

Alberto y Esperanza

Matrimonio, del “Camino Neocatecumenal”, con 10 hijos, 6 años de misión en Holanda. 4 años han pasado ya desde su regreso a España. Alberto dice que sigue preguntándose cada día “¿me llamará de nuevo Dios a la misión?”. Se encontraron con dificultades, el llevarse a toda su familia allí, encontrar su hueco, etc. Pero se podría resumir para Alberto estos 6 años en Ámsterdam, que “la misión a quien ayuda es a los misioneros”. Esperanza nos relata que se encontraron con una realidad triste, pobre. Había mucho por hacer allí. La misión para ella fue un regalo, una bendición dice para toda su familia, “acostumbrar a nuestros hijos a vivir con poco fue una bendición para ellos”. Relataba con la voz entrecortada, lo que le permitió la emoción, que el estar allí de misión también le regaló el poder compartir la enfermedad de su padre, así como el proceso al diaconado de su hermano, el cual, falleció allí por causa de un accidente: “Dios se hace presente en las dificultades”. “Tengo un sentimiento de agradecimiento a la Diócesis, a todos vosotros, a la Delegación de Misiones, por el apoyo de entonces y el de ahora. Gracias por reunirnos hoy aquí”, finalizaba Esperanza el testimonio de este matrimonio tan especial.

María

     Para María, Ecuador fue mucho más que un destino. Comenzó siendo el lugar donde iba a realizar un año de cooperación internacional como psicóloga, para convertirse en un revulsivo de fe, de ilusión, en un año de misión. El comienzo fue duro, se fue sola, irse tan lejos, adaptarse a una cultura, a un clima distinto… Pero allí se encontró con Dios, se encontró con Pedro Jesús Arenas, se encontró con un maravilloso pueblo ecuatoriano.  “La gente me dio mucho. En misión te das cuenta de que, aunque estés físicamente mal, da igual, todos los días tienes un motivo por el que levantarte, a quien ayudar, tanta gente te necesita…”, nos transmitía María. Todo su año allí estuvo realizando labores de voluntariado y de misión, en relación a proyectos de distintas Parroquias de Quito, concretamente del sur. Se dedicó junto a Pedro Jesús, otros misioneros y gente de Parroquias, a evangelizar puerta por puerta. De este misionero dice que es un ejemplo de vida, de Jesús, de misión. El terremoto de Ecuador fue vivido por ella de una forma intensa, pues muchos sitios por los que ella pasó, fueron destruidos completamente, lo que conllevaba a preocuparse por tantas personas con las que estuvo, y muchas de ellas con las que conserva aún relación. “Ecuador necesita de nuestra ayuda”. Con emoción nos relataba que allí se confirmó, “no puedo describir con palabras lo que sentí, pero necesitaba confirmarme, me cambió todo”, finalizaba así María su testimonio, también junto a esta frase: “Amar en todo tiempo, en todo lugar y en toda circunstancia” (P. Dehon).

Pilar y Manolo

     Pilar, sobrina de D. Ángel Floro, junto a su marido Manolo, nos relataron lo que fue para ellos Zimbabwe y el tener un familiar misionero. Para ella D. Ángel es más que el primo hermano de su padre, es su querido tío. Con mucha vinculación a Zimbabwe, antes y después de su estancia allí, no sólo por su tío, sino por todo lo que su estancia allí les aportó; tanto ellos, como su hija, están deseando volver, “fue un regalo para nuestra familia. Tenemos la esperanza de regresar”. Destacan de aquella tierra africana, la alegría; pese a la realidad que allí hay, llamándoles la atención especialmente las escuelas y hospitales.

Helio

     Qué deciros de Helio, misionero en Guatemala, del que tanto conocéis. Tuvimos la suerte de que este encuentro coincidiera con su estancia en España, ha venido un mes de vacaciones a “La Herrera”, su pueblo natal. Relató sus inicios en Guatemala, comenzando su labor misionera en el Petén, volviendo a España un tiempo por el fallecimiento de su madre, pero ese espíritu misionero le lleva de vuelta a Guatemala tras un tiempo, concretamente a la capital. “El secreto de la felicidad es mi fe en Dios”, nos regalaba esta frase que bien puede resumir todo su testimonio. Destacaba que en Guatemala la gente no da lo que le sobra, como se hace en países como el nuestro, dan lo que tienen (lo poco que tienen) para compartirlo. “Se viven situaciones inseguras, claro, en la misión, pero hay más bueno que malo, y espiritualmente es muy gratificante”, dijo Helio. Mientras escuchábamos a Helio, con su don de palabra, y su buen humor, se proyectaron imágenes de la que fue la experiencia misionera de este verano del Secretariado de Misiones.
Finalizamos el día, con un tiempo de coloquio, y con la clausura por parte del director del Secretariado de Misiones, D. Fernando J. Zapata Sanz.

jueves, 3 de marzo de 2016

Día de Hispanoamérica 2016

El domingo 6 de marzo la Iglesia española celebra el Día de Hispanoamérica con el lema "Testigos de misericordia".

Con esta jornada misionera organizada por la Comisión Episcopal de Misiones de la Conferencia Episcopal Española pretende dar a conocer la ingente labor de cerca de 9000 misioneros y misioneras españoles que actualmente están cooperando con la actividad misionera y evangelizadora de la Iglesia en América.

La Bula Misericordiae Vultus ha inspirado la elección del lema: Testigos de misericordia. El Papa Francisco ha canonizado, de modo extraordinario sin necesidad del preceptivo segundo milagro a tres misioneros, San Francisco Laval, San Juan de Anchieta y San Junípero Serra que han sido Testigos de Misericordia con en su ingente labor misionera en tres países del continente americano: Canadá, Estados Unidos y Brasil.

A estos misioneros canonizados se refiere el lema y también el cartel de la Jornada. Estos santos misioneros y también los misioneros que actualmente evangelizan en América son un motivo para dar gracias a Dios que ha suscitado, a lo largo de la historia, misioneros que son testigos de su misericordia.

El Día de Hispanoamérica es una jornada especialmente misionera que pretende:

- Tomar conciencia de que la cooperación misionera con América Latina debe seguir fortaleciéndose con el envío de nuevas vocaciones misioneras para colaborar con aquellas Iglesias en formación.
- Recordar a los misioneros españoles que permanecen en la misión en el continente americano y colaborar con ellos a través de la oración de la ayuda económica.
- Apoyar y respaldar la labor de los misioneros españoles de la OCSHA en Latinoamérica.
- Promover entre los fieles diversos causes de cooperación para ayudar a las Iglesias más necesidades de América a crecer y madurar en la fe recibida.

Todos los materiales para la celebración del Día de Hispanoamerica pueden descargarse en la web de Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de la Conferencia Episcopal Española: http://www.conferenciaepiscopal.es/dia-de-hispanoamerica-2016/


lunes, 15 de febrero de 2016

PROYECTO ZIMBABWE: La Roda y Villalgordo

La Roda se vuelca con Zimbabwe

Son varias las Parroquias de nuestra Diócesis las que se están volcando con el proyecto diocesano de Zimbabwe, enmarcado en este año de la Misericordia. En palabras de nuestro Obispo de Albacete, D. Ciriaco Benavente, que junto a Mons. Ángel Floro, obispo misionero de Gokwe, han impulsado este proyecto; dice que visitar alguna de las 18 escuelas, con más de un millar de alumnos cada una, “nos dolió que los escolares,  niños y  jóvenes, de Gokwe, donde  se encuentra la  sede episcopal,  nos recibieran a pleno sol, sobre  una  tierra arenosa, sin  ningún cobijo. Percibimos entonces  lo necesario que les era disponer  de un salón  de actos, aunque fuera sólo a base de  un techo y piso  digno”.


En La Roda, las Parroquias y su corazón, Cáritas Interparroquial, se han involucrado con este proyecto a través de distintas actividades; destacando la colecta de la Eucaristía del domingo 20 de diciembre, con una iglesia de “El Cristo” abarrotada que acogió el Belén Viviente representado por los más pequeños de la Parroquia. Así, como otras dos iniciativas por parte de Cáritas Interparroquial de La Roda, la chocolatada solidaria este mismo domingo, y la venta de centros de Navidad.
Gracias a todos y cada uno de los que han puesto su granito de arena a esta aportación desde La Roda.

Villalgordo también forma parte del “Proyecto St. Paul Hall”

El proyecto “St. Paul Hall”, también conocido en nuestra Diócesis, como “proyecto Zimbabwe”, ha llegado también a los corazones de los vecinos de Villalgordo. Otra localidad más, suma su aportación para poder hacer realidad este proyecto que a tantos niños va a beneficiar en la Diócesis de Gokwe (Zimbabwe).



Cáritas de Villalgordo y los catequistas de la Parroquia, organizaron un año más su festival navideño, en el que no faltaron actuaciones de teatro, canciones, villancicos en polaco, en guaraní y otros dialectos; así como bailes de salón, sumado a ello un buen chocolate con tortas. Teniendo como fin, aportar un granito de arena al proyecto misionero en Zimbabwe, siendo presentado el proyecto por el Delegado de Misiones de Albacete, D. Fernando José Zapata.

Una vez más, gracias a todo Villalgordo, especialmente a los que se han esforzado en hacer este festival realidad y acordándose de tantos y tantos niños que necesitan de nuestra ayuda, para ser niños, para vivir. 

jueves, 4 de febrero de 2016

FINALISTAS ALBACETEÑOS

CONCURSO DE FOTOGRAFÍA “GRACIAS”

Hace una semana, Obras Misionales Pontificias daba a conocer a los ganadores, a nivel nacional, del concurso de “Di GRACIAS con una foto”, convocado con motivo de la Jornada de la Infancia Misionera. Entre ellos, no se encuentra ninguno de los participantes de la Diócesis de Albacete, no por falta de méritos por el bonito mensaje que transmite cada una de ellas, o la calidad de las mismas. 

Pero para nosotros, sois todos unos ganadores pues, en palabras del jurado albaceteño que eligió a los finalistas, “estas fotografías, estos niños, nos han hecho darnos cuenta de los numerosos motivos por los que dar gracias en nuestro día a día, en cada gesto, en cada momento, en cada persona…”; y ése era el sentido del concurso, dar “gracias”.

El jurado que falló a los finalistas de Albacete, entre 60 fotografías, estuvo compuesto por 4 personas, entre las que se encontraba el Delegado de Misiones de Albacete D. Fernando J. Zapata Sanz; siendo 3 los finalistas que pasaron a la fase nacional del concurso. Los finalistas albaceteños, que tendrán el reconocimiento de toda la Diócesis en el próximo MIM del día 5 de marzo, son:

      Mª del Carmen Ruiz Saveedra, 
            del colegio “San Francisco Coll”, de Albacete.
      Laura Carrilero Moreno, 
            del colegio “Juan Ramón Ramírez”, de La Roda.
       Candela Castillo Lozano, 
            de la Parroquia de “El Salvador”, de La Roda.

Gracias a todos por hacer posible este concurso, por vuestro buen hacer, por vuestra ilusión, y vuestra implicación con la misión. 60 motivos para dar gracias: por la amistad, por la familia, por la naturaleza, por tener para comer, por la vida, por los buenos momentos, por la creación, por el prójimo que nos ayuda, por tener un hogar, por el amor de Dios; gracias por Jesús, por su sacrificio… 
¡¡¡GRACIAS!!!
“Gracias Señor por haberte sacrificado por nosotros”

“Gracias, por tener hermanos para cuidarlos y quererlos mucho…, qué más le puedo pedir a la vida, gracias por nuestra familia”

“Gracias por darme unas manos para ensuciarlas trabajando, amando, luchando...; unas manos para que sean fuente de Vida”